VOLVER

Comunicados sanitarios

¿Cómo se desarrolla y evalúa una vacuna?

Resumen preparado por la Dra. Graciela D'Apolito, de la Clínica Médica del Colegio Ward.

Resumen del 07-07-20
Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS); Departamento de Microbiología, Parasitología e Inmunología de la Facultad de Medicina (UBA); Sistema Nacional de Vigilancia de Salud.
Tema¿Cómo se desarrolla y evalúa una vacuna?
El principio de toda vacuna es exponer al organismo a un microorganismo con dosis seguras, para que el sistema inmune lo reconozca y desarrolle un mecanismo de defensa ante un posible contagio.
Fue descubierta en 1778, cuando el médico rural e investigador Edgard Jenner observó que las mujeres ordeñadoras de leche que se habían contagiado de viruela bovina (manifestando pequeñas lesiones en manos), quedaban a salvo de enfermar de viruela común humana. En 1796 se realizó la primera vacunación con éxito en la historia.

Tipos de vacunas:
- según su naturaleza microbiológica: bacterianas o virales
- según su composición: atenuadas e inactivadas

-Vacunas atenuadas: utilizan microorganismos vivos que carecen de virulencia. Es una forma debilitada del germen que causa enfermedad.
-Vacunas inactivadas: utilizan microorganismos muertos. Pueden ser enteros, fracciones, antígenos o toxoide del mismo microorganismo.

Una vacuna debe superar tres fases clínicas de investigación para llegar a la población general.

Fase 0 o Pre Clínica: ensayos in vítro y en animales como ratones. Debe demostrar que genera una respuesta inmunológica en animales.

Fase Clínica I: estudia si es segura, descartando efectos adversos, y si genera una respuesta inmunológica. Participan entre 20 y 100 personas saludables voluntarias.

Fase Clínica II: estudia rangos de dosis. El objetivo es determinar las dosis que se usarán en fase III. Estudia seguridad, qué efectos secundarios son más comunes y qué grado de inmunidad logra. Participan entre 200 a 400 personas voluntarias representativas de la población objetivo. En condiciones normales, la duración de esta fase es de 2 años.

Fase Clínica III: estudia la eficacia en la población en riesgo de infección representable a la población a quien iría dirigida, cómo evolucionan las personas que fueron vacunadas respecto a las que no, mide la seguridad en un gran número de individuos, se recolectan datos estadísticos, se estudian efectos secundarios que no aparecieron en fase II. Se realiza en 5.000 personas voluntarias. A veces esta fase llega a 5 años de investigación hasta estar en condiciones de pedir autorización a las autoridades regulatorias para obtener una licencia y poder, de esta forma, distribuir la vacuna y comenzar campañas de vacunación a nivel mundial. Este proceso de licenciamiento y distribución suele tardar hasta un año y medio.

Fase Clínica IV: se sigue realizando un monitoreo de calidad y seguridad a través de la vigilancia de eventos atribuibles a vacunaciones e inmunizaciones activas y pasivas.

En esta pandemia de COVID-19, más de 40 países se han comprometido a ayudar al desarrollo de una vacuna contra el virus SARS-CoV2, en el menor tiempo posible.



Resumen del 04-07-20
Fuente: Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), Sociedad Argentina de Infectología (SADI), Ministerio de Salud de la Nación, Nationwide Children’s Hospital - College of Medicine (Columbus, EE.UU.), Hospital de Pediatría Prof. Dr. Juan P Garrahan, Hospital de Niños Dr. Ricardo Gutiérrez, Sistema Nacional de Vigilancia de Salud.
Tema: Covid-19 en niños: ¿interferencia, sinergismo o competencia con virus respiratorios?
Con la época invernal aparecen las infecciones respiratorias agudas: gripe, bronquiolitis, adenovirus, etc. En Argentina, mueren por año alrededor de 150 a 200 niños menores de 5 años por infecciones respiratorias, la tercera causa de muerte después de las causas perinatales,  anormalidades congénitas y cromosómicas.
En 2019 se registraron 250 mil casos de infecciones respiratorias en todo el país.  Habitualmente, el número de casos comienza en aumento en la semana epidemiológica número 12, llegando a un pico en la 25 con 10000 casos por semana y, luego, el descenso gradual hasta la semana 39.
¿Este año la aparición del Covid-19 generará interferencia, potenciación o coexistencia con las enfermedades estacionales?
Hay dos grupos etarios pediátricos con mayor incidencia de Covid-19: el lactante menor de 1 año, que se presenta asintomático o puede tener una bronquiolitis agregada, y el preadolescente, comportándose la enfermedad como en el adulto o como un síndrome proinflamatorio.
En la edad intermedia los factores de riesgo como cardiopatía, inmunosupresión, diabetes y obesidad juegan un papel importante.
El nuevo Coronavirus se está imponiendo en un 83% a 85% en la circulación viral comunitaria, detectándose hasta tres veces menos casos de infecciones respiratorias con respecto al 2019.
Esta disminución de la bronquiolitis, además de la interferencia del Covid-19, se debe al aislamiento; es decir, no ir al colegio, a guarderías, cuidar la higiene y practicar el distanciamiento social.
El Sistema Nacional de Vigilancia de Salud informó, a finales de mayo, que las infecciones respiratorias agudas graves que requieren internación disminuyeron un 42%, y hay 75% menos de casos de bronquiolitis en niños. A su vez, el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez confecciona un boletín en el área de epidemiología, informando cero casos de internaciones por bronquiolitis en mayo de este año.
El Ministerio de Salud informó un aumento del 90% de los casos del virus SARS CoV2, un 1% para la bronquiolitis, 3% para la influenza y 5% para el adenovirus.
Esto nos habla del virus pandémico ocupando el nicho ecológico de un ecosistema, y la dificultad de transmisibilidad de otros virus respiratorios. Lo mismo ocurrió en el año 2009, cuando el virus de la Gripe A H1N1 ocupó el nicho del virus de la bronquiolitis y la limitó.


Resumen del 30-06-20
Tema
¿Qué es la Bronquiolitis?
La bronquiolitis es una enfermedad de las vías respiratorias inferiores con inflamación y secreciones en bronquios y bronquiolos, lo que dificulta la respiración por obstrucción en el paso del aire. La bronquiolitis es la causa más frecuente de internación en edad pediátrica.
Es una infección aguda de origen viral siendo el Virus Sincicial Respiratorio o Virus Sincitial Respiratorio (VSR) el agente más frecuente, afectando a personas de toda edad, incluidos los ancianos, y con una mayor incidencia en la primera infancia, niños de entre 2 y 6 meses de vida hasta los 2 años. Se presenta más frecuentemente en varones, bebés prematuros, niños sin lactancia materna, niños con exposición pasiva al humo del tabaco, niños con enfermedad respiratoria o cardíaca crónica e inmunocomprometidos. Es estacional, ocurre entre mayo y septiembre en nuestro país.
Otros virus que pueden causar bronquiolitis: rinovirus (resfriado común), virus de la gripe, adenovirus, coronavirus, neumovirus, virus de la parainfluenza y metapneumovirus humano.
Se transmite a través de las gotitas de flugge al toser, estornudar o a través del contacto con elementos contaminados, como los juguetes.
La bronquilitis es una enfermedad viral leve que comienza como un resfrío común, con fiebre, congestión nasal, moco nasal, tos, otitis, que dura de 2 a 3 días y se resuelve en 7 días. Esto ocurre si los síntomas empeoran:
- Aumento de la tos
- Aumento de la fiebre a más de 38°C
- Respiración sibilante al expirar, rápida y superficial.
- Aumento de la frecuencia cardíaca, la retracción subcostal y en el cuello, al inspirar por la dificultad respiratoria
- Ensanchamiento de las fosas nasales
- Aparición de vómitos luego de la tos silbidos en el pecho
- Aumento de la frecuencia respiratoria
- Irritabilidad
- Falta de apetito
- Dificultad para dormir.

Casos graves
En los cuadros graves, hay fatiga, somnolencia, disminución de la diuresis (orina diaria), con deshidratación, apneas (breves episodios donde dejan de respirar), cianosis, coloración azulada de labios y uñas por falta de oxigenación.
La bronquiolitis grave es rápida, por eso es de internación y tratamiento obligatorio en un hospital. Se resuelve entre los 12 y 21 días.

Tratamiento
El tratamiento es sintomático: medicamentos antitérmicos, despeje de las vías respiratorias del niño, oxígeno húmedo, hidratación, corrección postural en el niño. Solo se deben administrar antibióticos si hay infección bacteriana sobreagregada, por ejemplo, una neumonía bacteriana.
Desde la Sociedad Argentina de Pediatría se recomienda que la pandemia no impida hacer los controles de salud con el pediatra:
NO posponer el calendario de vacunación
- Evitar el contacto con adultos con virus de la gripe
- Evitar lugares con mucha aglomeración de personas
- Alejar al niño de fumadores
- Lavado de manos continuo
- Los niños de hasta 3 años NO deben usar barbijo.