Wangari y los árboles de paz


Por Mariela Di Quattro, Laura Di Taranto y Mabel Siri (Docentes de 2º año)

La educación es una tarea eminentemente social, se basa en la construcción de una alteridad solidaria y el proceso de humanización se realiza plenamente en la interacción de la libertad y la responsabilidad.

Una posibilidad para que los alumnos logren experimentar lo solidario, es a través de actividades que puedan ir más allá de donar lo que ya no se necesita. Actividades en las que se requiera una preparación que incluya empatizar con el otro y prepararse para compartir espacios, juegos que requieran un real compromiso con el vínculo y en que se pueda brindar más allá de lo material.

Cuando llegó a nuestras manos Wangari y los árboles de paz sentimos la necesidad de compartir la historia con los alumnos de segundo grado, revalorizando a Wangari Maathai como símbolo cooperativo de decisión, perseverancia, trabajo y esfuerzo.

Para leer el artículo completo, ingresá en el siguiente link.